Excursiones en El Calafate

Los problemas de conexión me limitaron estos últimos días en el comienzo de mi viaje por la Patagonia pero ahora ya en Esquel el wifi afortunadamente funciona mejor y vuelvo al ruedo con los posteos. En resumidas cuentas, pasé 4 días en El Calafate llenos de aventuras y muy lindas experiencias.

Estancia Cristina
Jpeg

Si bien ya estuve en Usuahia hace más de 10 años, la Patagonia sur era una cuenta pendiente en la lista de viajes así que decidí empezar por El Calafate para conocer el Glaciar Perito Moreno. Empecé con la excursión a Estancia Cristina dentro del Parque Nacional Los Glaciares para ver el Glaciar Upsala de cerca. Es una variante a la más requerida excursión Todo Glaciares que navega todo el día cerca de la mayoría de los glaciares.
Me embarqué en Puerto Bandera junto a otros turistas, todos extranjeros, y recorrimos el brazo Upsala y luego el brazo Cristina para llegar a la estancia, la cual solía pertenecer a una familia inglesa y ahora es explotada turísticamente. Recorrimos el lugar, caminamos por sus alrededores y almorzamos. Por consejo de otros viajeros, me había llevado una vianda ya que la única opción de almuerzo era un menú fijo de 250 pesos.
Terminada la primera parte del día, nos subimos a unas camionetas que a través de un sendero de ripio nos llevaron hasta un punto cercano al glaciar. Caminamos 15 minutos y llegamos a un punto panorámico con vistas realmente alucinantes. Luego emprendimos la vuelta y llegamos a Calafate en horas de la tarde.

Trekking en el Perito Moreno
Jpeg

Sin dudas lo más buscado por todos, el Glaciar Perito Moreno es la estrella de El Calafate. Todos los extranjeros que vienen hasta acá se acercan hasta las famosas pasarelas para mirar de cerca el gigante de hielo e incluso buscan caminar sobre el. Elegí una excursión que combinaba ambas cosas para poder disfrutarlo lo más posible.
Salimos temprano desde Calafate junto a otro grupo de turistas y nos embarcamos en Puerto Bandera hasta la costa cercana al glaciar. Allí nos recibieron los guías que nos dieron las primeras indicaciones y nos llevaron hasta el refugio para dejar bolsos para así ir más livianos a la caminata. Durante 15 minutos caminamos por un bosque hasta llegar al borde del glaciar, donde nos colocamos los grampones y subimos de a poco al glaciar. Fue realmente una gran experiencia donde caminamos una hora y media por el hielo, cerrando con un brindis con whisky con hielo del glaciar. Regresamos temprano por la tarde a la ciudad, dejando lugar al resto de los grupos que iban a hacer la excursión

Torres del Paine
Jpeg

Al estar tan cerca de El Calafate, Torres del Paine era una visita que no podía dejar de hacer. Eran muchas las recomendaciones de la belleza del parque nacional chileno así que contraté una excursión de un día saliendo a las 5 am y regresando a las 11 pm. Fueron tres horas de viaje hasta la frontera con Chile para ingresar al parque nacional. Paramos en diferentes puntos panorámicos increíbles y realizamos una caminata a una cascada con mucho pero mucho viento. Antes de volver, paramos a descansar en un refugio de montaña donde disfrutamos un poco más la vista del parque

El viajar es un placer

No hay mejor momento del año que cuando aparece un viaje, sobre todo cuando es a lugares nuevos. Aprovecho el fin de año para volver a postear (admito que pasó un tiempo demasiado largo) y contarles que me meto en una nueva aventura de la cual estaré escribiendo a medida que se desarrolla. El road trip patagónico 2014 comenzará en Calafate, seguido por El Chalten, Esquel, El Bolsón y Bariloche. Si bien voy a hacer algunas excursiones en modo “turístico”, voy a quedarme sólo en hostels y espero conocer el detrás de las ciudades a las que visito.
Tomar la decisión de hacer un viaje y más cuando se lo hace sólo no es sencillo, lo sé. Este va a ser mi tercer viaje sólo y todavía antes de hacerlo se me plantean dudas y algunos miedos. Buscando un poco de apoyo, di a parar con el siguiente video que les comparto. Es la charla de la periodista y viajera Aniko Villalba en TEDxUTN. Disfruten, el viajar es realmente un placer.

Tours en bicicleta, una forma diferente de conocer Buenos Aires

Son varios los emprendimientos que incentivan a recorrer los principales barrios a pedal. Salen con guías de turismo e incluyen todos los elementos.

La bicicleta es cada vez más elegida por porteños y extranjeros como un medio de transporte para moverse en la ciudad. Con colectivos y subtes saturados a toda hora, las dos ruedas se han transformado en una buena opción para llegar a tiempo a destino y a la vez hacer un poco de ejercicio.

Son cada vez más los emprendimientos que ofrecen recorrer Buenos Aires pedaleando y con una mirada diferente. Dirigido tanto a turistas como a residentes, la idea apunta a descubrir en paseos de tres horas los principales barrios de la Ciudad y conocer su historia y particularidades.

La Bicicleta Naranja surgió en el 2004 gracias a la idea de José María Oyharbide. Un amigo estaba de visita en la Ciudad y le preguntó por un lugar donde alquilar una bicicleta. Fue ahí que surgió la chispa que disparó el proyecto por el cual ya han pasado más de 15 mil personas.

“A medida que pasa el tiempo la Ciudad está generando su cultura de bicicletas. Un tour de este tipo se vive mucho más que el resto. Caminando no se puede conoce la Ciudad por las distancias y en colectivo te perdes mucho. Se da un ida y vuelta con los participantes donde se habla de todo tipo de temas. Incluso hacemos paradas no previstas en base al interés de las personas”, opina Oyharbide.

Los tours incluyen todos los elementos necesarios: bicicleta de paseo, mapa, candado, casco, bebidas y la compañía de un guía bilingüe. Además, ofrecen asistencia mecánica y médica y seguro en el caso de que sea necesario. Desde sus locales en San Telmo y Palermo, salen todos los días a visitar barrios del sur y del norte de la Ciudad.

“Buenos Aires al Sur visita San Telmo, La Boca y Puerto Madero y Buenos Aires al Norte recorre Puerto Madero, Retiro, Palermo y Recoleta. Tenemos salidas a las 9.30 y 14.00 desde San Telmo y a las 14.00 desde Palermo. El tope del grupo es de veinte personas pero también hay grupos más grandes que reservan con anticipación”, agrega Oyharbide.

A mayores usuarios, más opciones

Las opciones para conocer la Ciudad pedaleando se multiplican con Bike Tous, un proyecto instalado hace ocho años que trabaja durante todo el año. Salen todos los días desde plaza San Martín a las 9.30 y a las 14.00 y poseen tres opciones. Un circuito visita los principales barrios como Retiro, Puerto Madero y La Boca, otro las áreas verdes de Recoleta y Palermo y el tercero recorre Tigre y San Isidro.

“La mayoría de los pasajeros son de Europa pero también tenemos muchos brasileros. Los argentinos recién se están animando y para ellos tenemos una tarifa especial y les damos la opción de que vengan con su propia bicicleta. Es el mejor medio para interactuar con Buenos Aires”, sostiene Mirta Vega, gerente de la empresa.

Por su parte, Urban Biking apunta al ciclismo sustentable y ecológico y por ello trabaja con bicicletas de bambú desde el año pasado. Ofrecen un tour al Sur y otro al norte de la Ciudad, sumado a una opción nocturna que combina ambos y a una visita al Tigre que incluye tren, bicicleta y kayak.

“Con la bicicleta uno deja de ser un espectador y pasa a ser parte de algo. Es un transporte entrometido que ingresa en todos los lugares. Hay una lectura diferente de la ciudad y una interacción con ella. Son tours muy distendidos en cuanto a contenidos”, afirma Gabriel Gasparrou, gerente del emprendimiento.