Columbus, Ohio

Costó animarse pero acá estoy. Después de nervios, miedo y ansiedad, ya llegué a Columbus, capital del estado de Ohio, para vivir lo que seguramente sea una fascinante experiencia desde todo sentido. Tres meses con fiestas navideñas y thanksgiving incluido trabajando en diversas empresas y organizaciones periodísticas.

Después de las despedidas formales, ya estaba en migraciones y con todo el viaje por delante. Cientos de personas esperaban en la fila pero por suerte había salido con el suficiente tiempo de antelación. El vuelo fue bastante tranquilo, con ocasional turbulencia. El aeropuerto de Newark, New Jersey, era la primera parada para luego tomar un vuelo con destino final Columbus. Dos horas y una larga larga fila me separaban del otro vuelo. Después de otra batería de preguntas de inmigración de Estados Unidos, el siguiente paso era tomar un tren interno que me conectara a otra terminal del aeropuerto. El tren, obviamente, andaba mal y tuve que bajarme y subirme dos veces y hacer una extraña combinación. Así fue que fui el último en subir al avión y con el comentario de la empleada “no sabía que también podía tomar un colectivo y era más directo”.

Después de buscar la valija, me encontré con mi host family y el representante de la organización que organiza el programa. Alison es la madre y trabaja en una organización de ayuda a inmigrantes ilegales. George está retirado y da clases de matemática como tutor a chicos con pocos recursos. Sus dos hijos son Lucas de 16 años y Alexi de 10 y ambos van a colegios públicos en la ciudad. Alison y George vivieron 2 años en Argentina durante los 90 y en el 2011 volvieron con sus hijos para compartir con ellos su pasión porteña.

El día en Columbus empezó con un tradicional brunch en un restaurante al borde del río Scioto que rodea a la ciudad. Charlamos sobre el programa, la organización y aprovechamos para conocernos todos un poco más. Después llegó la hora de conocer lo que va a ser mi casa por, en principio, dos semanas. Toda la familia vive en una gran casa en las afueras de la ciudad, aunque en realidad está bastante cerca del centro. Tienen dos perros, un jardín y un salón de recreación con juegos y una mesa de ping pong. Estoy en un cuarto bastante cómodo y comparto un baño de la casa con Lucas. Después de conocernos un poco más, fuimos a recorrer German Village. Es el barrio alemán pegado al centro de la ciudad. Hubo una numerosa inmigración alemana en Columbus pero de eso ya les contaré en otro posteo. Recorrimos el barrio, la mayoría en auto y caminando un poco. Terminamos cenando en un restaurante estilo diner norteamericano.

La primera impresión de la ciudad es inevitable asociarla a todas las series y películas de Estados Unidos de las que soy frecuente usuario. Usar el auto y no el transporte público es practicamente una obligación. Es sorprendente la cantidad de 4×4 que circulan por el pueblo, aunque más allá del asfalto roto no veo muchas montañas y caminos de ripio que las justifiquen ja. Es tan así que mi host family no conoce como usar el colectivo. Otra cosa que me llamó la atención fue la atención y cordialidad de los empleados en los restaurantes. Todos son realmente serviciales y atentos, cosa que a veces cuesta encontrar en Argentina. El dato curioso es que Wendys, la cadena de hamburguesas, fue fundada en Columbus.

Estos primeros días van a ser para conocer la ciudad y ubicarme donde estoy parado, que por ahora no lo tengo muy claro. Por hoy no los aburro más, saludos a todos!

Anuncios

Acerca de ferminkoop
Periodista y especialista en cambio climático y ambiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: