Escuelas con techos solares productivos

La junta directiva del distrito escolar de Baker Valley, California, Estados Unidos, decidió usar los techos de las escuelas para que una empresa privada diseñe, financie, construya y opere un sistema que produzca energía solar fotovoltaica.

De esta manera, los techos de las instituciones dejarían de ser un espacio muerto para transformarse en un lugar de producción de energía solar que será utilizada y vendida. El dinero recaudado se destinará para la escuela.

La tecnología que van a desarrollar es la llamada de concentración solar o CPV, que se vale de lentes para concentrar la luz del sol en algún área en particular de materiales fotovoltaicos para poder generar electricidad con mayor eficiencia. No son como los paneles solares típicos planos, sino que son más pequeños, lo que los hace mucho más baratos de producir.

La tecnología se basa en que la electricidad que produce una celda fotovoltaica es proporcional a la cantidad de luz solar que recibe, por eso si se potencia con lentes, se necesitará una celda solar que ocupe menos espacio. La única contra es que los paneles deben estar preparados para lidiar con el calor que genera la potenciación de la luz mediante una lente.

Las autoridades del distrito armaron el proyecto de manera tal que no tengan que poner dinero y sí recibir un porcentaje de las ganancias producidas de la venta de la energía solar. El emprendimiento será financiado de forma totalmente independiente.

Se espera que no sólo se obtenga dinero, sino que los estudiantes puedan aprender sobre la tecnología fotovoltaica, y sobre la energía solar en general, a fin de inspirar a los estudiantes a dedicarse a una profesión que tendrá mucha demanda en el futuro.