Un emprendimiento fabuloso

Fabulósico es una empresa ecológica que desarrolla remeras de algodón orgánico para niños junto con libros para concientizar sobre el cuidado del medio ambiente.

El cambio climático ya es una realidad y su impacto en la Tierra se puede apreciar todos los días. Si bien son cada vez más las personas involucradas en cuidar los recursos y hacer un uso más responsable de ellos, todavía queda mucho trabajo por hacer. La educación ambiental y la concientización de porqué se debe preservar el planeta son los objetivos.

Con esta idea en mente, la diseñadora de indumentaria Verónica Sordelli se decidió a crear su propio emprendimiento para transmitir sus preocupaciones medioambientales a otras personas. Así nació Fabulósico, una empresa que diseña y comercializa productos textiles innovadores fusionados con un trabajo editorial.

“Cuando empecé a investigar sobre el mundo verde, llegue a la conclusión de que existen dos puntos fundamentales para que las personas elijan una opción ecológica. Por un lado, debemos comunicar para que sirve cuidar el planeta y por otro fomentar la educación ambiental”, sostiene Sordelli.

Los productos que ofrece Fabulósico son kits denominados T-BAG. Los mismos están compuestos por una remera de diseño propio que se pliega y se guarda en sí misma, convirtiéndose en una bolsa pequeña. Ésta contiene un libro de 24 páginas ilustradas a color titulado “En el océano de los 7 mares” que cuenta la historia de un cangrejo empetrolado.

“El kit está diseñado para concientizar sobre los cuidados del planeta y el cuidado de los recursos. Analicé la problemática de las bolsas plásticas y pensé en la posibilidad de desarrollar un producto que no necesite de las mismas. La idea es poder ahorrar en ciertos elementos que a veces resultan prescindibles”, afirma Sordelli.

La fabricación de las remeras es de origen vegetal. Fabulósico cuenta con una línea completamente orgánica, otra agroecológica y próximamente se agregará una de bambú. El algodón orgánico se trae desde Perú ya que la producción argentina es muy escasa y la confección de los productos se realiza junto a cooperativas.

Por otro lado, el papel usado para los libros tiene certificación FSC, lo que significa que ha sido extraído de bosques controlados. Sordelli está por lanzar el siguiente título llamado “Qué le pasó a mi reino blanco” que trata la problemática del calentamiento global. La idea es continuar sacando cada vez más números.

“Mi historia personal tiene que ver con una historia llena de fábulas y de tramas fantásticas que mi mama me contaba e improvisaba. Algo de esto se fusionó con diseño, producción y educación para llegar a convertirse en Fabulósico”, expresa Sordelli.

La T-BAG apunta a chicos entre tres y ocho años y los talles van del cuatro al 10. Próximamente se ampliará la oferta de productos con una remera de manga larga con combinaciones a rayas, vestidos estampados combinados y títeres para dedo desmontables de los personajes de la fábula, entre otros.

Fabulósico fue seleccionado como finalista de los premios BID CHALLENGE 2010 por premio a la Empresa con Mayor Impacto Ambiental Positivo. Además, recientemente resultó ganador del programa INCUBA del Centro Metropolitano de Diseño, lugar en el que abrió su oficina y showroom. Los productos se pueden conseguir a través de su sitio web y en variadas tiendas de productos para niños.

Anuncios