Arsénico y agua, una combinación peligrosa

Parece muy poco, 0,05 miligramos por litro. No se detecta a simple vista, ni tampoco lo percibe el gusto. Pero se trata de arsénico en agua, tanto de pozo como de red, y su consumo prolongado puede provocar lesiones en la piel y cáncer. Es un grave problema de salud pública en Argentina, ya que más de 4 millones de personas corren riesgo de enfermarse e incluso morir por esta causa.

El origen del arsénico es natural y se debe a procesos geológicos. “Cuando los volcanes estaban en actividad expulsaron mucha ceniza con este químico, el cual fue depositado en las diferentes capas geológicas”, expresa Ana Carolina Herrero, Directora de la Licenciatura en Ecología Urbana de la Universidad Sarmiento y integrante de la ONG Espacio Agua.

La enfermedad es conocida como Hidroarsenicismo Crónico Regional Endémico (HACRE) y está presente en nuestro país desde 1916. Se la describió inicialmente como enfermedad de Bell Ville ya que en esa municipalidad de la provincia de Córdoba fue donde aparecieron los primeros casos de mayor gravedad.

“Es una enfermedad que se produce a consecuencia de la ingesta reiterada a lo largo de los años de pequeñas cantidades de arsénico que está contenido de forma natural en ciertas aguas”, afirma Jorge Zanardi, bioquímico del área de toxicología del Hospital de Clínicas José de San Martín.

Las manifestaciones aparecen principalmente en la piel, estando clasificadas en cuatro periodos. El hiperhidrótico presenta sudoración de palmas y plantas, el hiperquerastósico se caracteriza por un aumento de aparición de verrugas, el melanodermico implica un aumento de melanina en el tronco y en la base del cuelo y el periodo de las complicaciones es el estadio más avanzando ya que implica cáncer de piel.

“El problema está en que el cuerpo humano absorbe el arsénico a través del torrente circulatorio y lo distribuye por los diferentes órganos acumulándose, preferentemente, en pulmón, hígado riñón, piel, dientes, pelo y uñas”, describe Herrero.

Diferentes zonas, distintas soluciones

La presencia de arsénico en las aguas naturales de Argentina afecta localidades de muy distintas características: Grandes ciudades (con más de 500.000 habitantes), localidades de medianas dimensiones, pequeños poblados y poblaciones dispersas cuya única posibilidad de abastecimiento radica en las perforaciones domiciliarias. Hoy se conoce que el HACRE se extiende por las provincias de Buenos Aires, Salta, Santiago del Estero, Santa Fe, La Pampa y Córdoba.

“Los más afectados son los pobladores rurales dispersos. Para ellos es agua con arsénico o ninguna. No hay nadie que se ocupe de ellos. Tiene que haber tecnología en la población para poder solucionarlo”, enfatiza la Doctora Susana Isabel Curto, investigadora del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET).

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda bajar a 0,01 mg/l, pero no se trata de un límite tolerable sino sugerido. Por su parte, la Organización para la Alimentación y la Agricultura de las Naciones Unidas sugiere el límite de 0,05 mg/l. En mayo de 2007 el Código Alimentario Argentino redujo de 0,05 a 0,01 el máximo de arsénico permitido en agua de red, otorgando cinco años a las empresas proveedoras a adecuar sus plantas.

Las plantas de tratamiento para eliminar arsénico son muy costosas y por lo tanto el agua tratada resulta cara, presentando un precio por metro cúbico que supera ampliamente a la potabilizada convencionalmente. Además, se debe hacer un control y seguimiento permanente de dichas instalaciones.

“Si no se cambian los filtros de las plantas, se corre el riesgo de darle a la población agua con una mayor concentración de arsénico. Además, tiene que haber un tratamiento de las sales de este químico que quedan como residuo del tratamiento”, concluye Herrero.

¿Qué ocurre con tu email cuando mueres?

El otro día escuchando la radio el locutor planteaba una interesante pregunta. ¿Que ocurre con tu email cuando mueres? A su vez surgían una serie de preguntas secundarias no menos interesantes. ¿Deberíamos dejar en nuestro testamento la contraseña para que nuestros seres queridos recuperen el material importante, evitando así que se convirtiera en basura digital junto con el resto del correo, olvidada en los servidores de nuestro proveedor?

Indagando un poco entre cláusulas de servicio y términos de software podemos encontrar fácilmente, en cada proveedor, qué sucede si nuestra cuenta no es usada durante un tiempo.

Como algunos sabrán —yo mismo perdí una cuenta de Hotmail en mi juventud— los servicios de correo suelen tener asociado un periodo de tiempo en el cual si no ingresamos en nuestra cuenta esta se marca como inactiva.

He revisado los tiempos de inactividad previa cancelación en 3 de los webmails más utilizados:

-Gmail (9 meses, según sus políticas en el último punto)

-Google se reserva el derecho de cancelar su cuenta, según lo estipulado en las Condiciones del servicio en caso de que no acceda a ella durante un período de nueve meses.

-Windows Live Hotmail (90 días según el artículo 11.11 del acuerdo de servicio)
Entre los motivos por los que podemos cancelarlo se incluyen la posibilidad de que dejemos de ofrecer el servicio en su región o de que usted incumpla este contrato, no inicie sesión en la red de Windows Live ID durante un período de 90 días o no pague la cuota que debe a Microsoft o a nuestros agentes.

-Yahoo Mail (Tiempo limitado pero no especificado, artículo 7.5 de sus términos de servicio). El usuario reconoce y acepta que Yahoo! se reserva el derecho a cancelar y reutilizar las cuentas que se hallen inactivas durante un periodo de tiempo no razonable.

Así que a fin de cuentas, cuando morimos nuestro servicio de correos pasa a deshabilitar la cuenta para posteriormente eliminar su información por completo —o eso dicen—, no dejando ni rastro de basura digital. ¿Pero que pasa si algún familiar necesita recuperar datos potencialmente importantes de la cuenta de correo de un fallecido?

Supongo que serán raros los casos, pero los habrá, en los que un familiar o cónyuge trate de contactar con el proveedor de servicios de email (véase Windows Live o Gmail por ejemplo) para intentar recuperar documentos almacenados en el servicio de correo de una persona recién fallecida e intentar tal vez salvar datos críticos. ¿Cual sería la respuesta por parte de dichos servicios, si es que llegan a responder?

Bien, explorando un poco el centro de ayuda de Google, concretamente la sección de seguridad, descubro un topic llamado Accediendo a la cuenta de una persona fallecida, en el que la empresa especifica que efectivamente, en algunos casos si se puede acceder a la cuenta de una persona fallecida siempre y cuando aportemos una serie de documentación necesaria:

-Nombre y dirección física completos y una cuenta de email verificable
-Fotocopia de nuestro documento de identidad, pasaporte o algún otro documento oficial que nos identifique
-La cuenta de email a la que queremos acceder
-Un email completo, incluyendo cabecera, que hayamos recibido de la persona fallecida
-Copias compulsadas de las traducciones del certificado de defunción
-Copia del certificado de nacimiento —si el fallecido es menor— o documento acreditando que somos el representante del fallecido

Si presentamos toda la documentación en un periodo de 30 días Google nos proporcionará acceso a la cuenta del fallecido. No he podido comprobar que pasaría si el servicio de webmail es diferente, pero es de suponer que si la información esta aún disponible podríamos reclamarla de una forma similar a esta.

Es una realidad que muchos de los documentos que manejamos hoy en día están en el correo electrónico y solo son accesibles mediante nuestra identidad digital. Cada vez más gente usa exclusivamente Internet para guardar información muy importante. Aunque esta información sea legalmente recuperable, supongo que debe ser un verdadero calvario tener que reclamar y esperar los trámites burocráticos pertinentes, sobretodo si nos encontramos en un país diferente al del proveedor de correo, por lo que os planteo dos nuevas preguntas. ¿Deberíamos empezar a plantearnos seriamente este tipo de situaciones? ¿Deberían los preoveedores implementar esta opción, haciendo los trámites más sencillos?

Autor: Randal

Del Blog: Bitelia

En busca de un futuro emprendedor

Esta semana me tocó hacer una nota para Notio donde entrevisté a Germán Montenegro, un joven correntino de 22 años. Su historia es verdaderamente sorprendente y por ello me pareció importante compartirla.

A pesar de su modestia, Germán Montenegro no es un joven correntino más. Con sus 22 años ya ha recorrido un largo camino lleno de experiencias. Su espiritu emprendedor hace tiempo que está presente en el y sus proyectos pueden dar cuenta de ello.

A los 11 años Montenegro creó su primer sitio de Internet. “Era mi página personal. Tenía mi nombre y algunos links. Tenía un amigo de México que trabajaba en IBM y me pasaba manuales para leer”, remarca. Desde ese momento, su interés por la programación estaba marcado.

Pero este siempre estuvo acompañado de una gran iniciativa para llevar adelante nuevos proyectos. Así, a los 14 años comenzó un criadero de perros en su casa. Compró tres razas distintas y comenzó con su idea. “Tenía pedidos de todas partes del mundo, incluso de Tailandia”, sostiene. Sin embargo, al poco tiempo comenzó sus estudios universitarios en Ingeniería en Sistemas por lo que no pudo encontrar el tiempo para mantener el proyecto. “Fue una primera experiencia para emprender”, afirma.

Los nuevos conocimientos adquiridos en la facultad despertaron nuevamente en Germán su costado emprendedor por lo que en el 2008 abrió su propia empresa junto a unos amigos. Luxor IT se dedica al desarrollo de aplicaciones Web y según cuenta Montenegro tiene un gran futuro por delante. “Quedamos preseleccionados en la incubadora de empresas de la Universidad del Nordeste para poder recibir el asesoramiento necesario. Además, haremos el esfuerzo para entrar a la competencia TIC Américas, la cual premia planes de negocio de jóvenes”, describe.

Una experiencia reveladora

Hace dos años, Germán se encontraba en su universidad cursando una clase de economía cuando empezó a sentir un dolor en la zona del hígado. Esto significó el comienzo de un tratamiento en Corrientes, el cual iba a ser breve ya que la complejidad del cuadro hizo necesario un traslado al Hospital Militar Central de Buenos Aires donde Germán entró en terapia intensiva. Las multiples complicaciones y hemorragias hicieron necesario un nuevo traslado, esta vez al Hospital Italiano. El 24 de agosto Montenegro ingresó a la lista de donantes a la espera por un higado y afortundamente el organo apareció ocho días después.

“La experiencia marcó un antes y un después en mi vida. Empecé a pensar cuál era el servicio que estaba brindando al mundo. La mejora de mi salud me significó empezar a ayudar”, afirma Germán, remarcando su gratitud al equipo que lo atendió en el Hospital Italiano.

La primera reacción luego de haber obtenido el alta fue inscribirse en un curso de planes y negocios en la Cámara Argentina de Comercio. Allí, comenzó una nueva e importante etapa de su vida.

Enseñando a emprender

JCI es una red mundial de jóvenes ciudadanos activos, entre los 18 y 40 años de edad, formada con el objetivo de brindar oportunidades de desarrollo que preparen a los jóvenes a crear cambios positivos. Así, se involucran en actividades y proyectos que van desde el desarrollo sustentable hasta proyectos internacionales. Germán se enteró de la existencia de la organización y no dudó en formar parte de ella.

Sin embargo, la misma no posee una sede en Corrientes y por lo tanto Montenegro no se pudo afiliar. “Con ese panorama en mente, le propuse a un grupo de amigos formar una sede en nuestra provincia. Durante el 2010 comenzamos a buscar interesados y este año vamos en busca de la personería jurídica”, explica.

Desde su ingreso en este nuevo proyecto, Germán y su grupo de amigos organizaron una ronda de negocios y un evento para jóvenes con figuras del mundo emprendedor. Para este año, tienen realizarán junto a la Cámara de Comercio y JCI Argentina los premios TOYP donde se seleccionarán los 10 jóvenes sobresalientes a nivel local.

Bienvenidos!

Hola!
Les doy la bienvenida a mi sitio personal. Para los que no me conocen se pueden dar una vuelta por la solapa de “Autor” donde encontraran toda la información que buscan. Además, a la derecha del sitio están mis datos de contacto.

Desde este espacio, buscaré transmitirles mis ideas sobre la actualidad, el periodismo, la comunicación y muchos temas más. También les recomendaré artículos destacados y aprovecharé para hacer un análisis sobre ellos.

Siendo periodista, quiero aprovechar esta página para generar nuevos proyectos y contenidos del ámbito de la comunicación.

Gracias por sus visitas y espero que lo disfruten al igual que yo